jueves, 25 de junio de 2015

El huevo de la serpiente de la Política Argentina.



Hechos y palabras.

No debieran buscarse tenebrosas conspiraciones para entender porqué un país como el nuestro padece sus particulares males políticos. Más conducente parece en cambio encontrar y señalar lo que quizás está a la vista, pero se omite con mala conciencia. En la cultura de las comunidades, entendida ésta en un sentido antropológico, se debe considerar el sistema de creencias de sus miembros, pero al hacerlo se debe saber que todo sistema de creencias tiene un desdoblamiento que opera, cuando la brecha es amplia, a modo de gran hipocresía colectiva: En un primer nivel, nos encontramos con lo formal o verbalizado en público y que coincide con el deber ser impuesto por la educación y la moral oficial, luego, en un segundo momento otro nivel, que sólo se manifiesta en privado, donde se expresan entre otras cosas las transgresiones a los valores públicos que se dice respetar.

martes, 22 de julio de 2014

Capitalismo, Socialismo y Poscapitalismo, El Gran Malentendido - capitulo 7



7. Teoría Económica y Sistemas
Ideológicos.


“Ya he averiguado lo que es la Economía;
es la ciencia de confundir los flujos con los stocks”
Michal Kalecki





7.1 La Gran Falacia. La Teoría Económica dominante.

Cotidianamente, los medios de comunicación nos colocan frente a
afirmaciones, debates, réplicas, sobre cuestiones económicas. La
competencia política es en gran parte lucha de ideas sobre como solucionar
los problemas económicos. Izquierda y Derecha parecen confrontar sobre
muchas cuestiones, pero una y otra vez recaen en temas de empleo,
desigualdad, poder adquisitivo, bienestar, financiación de la seguridad
social, inflación, crecimiento o recesión. Más aún, en el tiempo presente es
muy frecuente que el destino de una elección nacional, presidencial o
parlamentaria, esté decidido en función de si hay prosperidad o recesión.
La primera confirma al gobernante de turno a pesar de sus pecados, la
segunda lo condena a pesar de sus virtudes. Las políticas económicas a su
vez, discurren por un estrecho sendero que, a diferencia de décadas atrás,
hacen imposible percibir las diferencias programáticas. En el pasado no tan
lejano, las diferencias programáticas expresaban en forma directa los
intereses de las clases sociales, o de los bloques de clases. Las semejanzas
programáticas se remitían a aquello que era apreciado como de todos, tal
como la Defensa o el Urbanismo. En la actualidad, el ciudadano no puede
identificar de modo transparente que propuesta económica favorece a su
sector o interés colectivo.

miércoles, 2 de julio de 2014

STOP AND GO






Promedia el Año del Señor 2014 y las nubes grises se ciernen otra vez sobre la Economía Política argentina.

No se trata de las nubes negras que se vieron entre el 98 y el 2001 pero es bueno ocuparse de que no lleguen a serlo. Y bueno sería también despejar los cielos futuros para que los vehículos del Desarrollo puedan volar en lugar de carretear.

Quienes quieren asemejar el actual momento a lo acontecido en 1975, lo hacen de mala fe y con el ferviente deseo de que el actual proceso finalice de manera parecida. A Dios gracias, ni un Celestino Rodrigo (léase Ricardo Mansueto Zinn) ni un Domingo Cavallo se hallan presentes en la gestación de los problemas actuales.

viernes, 27 de junio de 2014

Capitalismo, Socialismo y Poscapitalismo, El Gran Malentendido - capitulo 1

   
        



1.El pasado reciente como
Historia.
“La historia real no puede recuperarse a menos
que entre en una nueva vida con una forma
nueva.”Lewis Mumford
La Ciudad en la Historia

El Mundo ha asistido, hasta un pasado muy reciente, a una confrontación
entre dos potencias imperio, que a la vez fueron sistemas sociales
alternativos, y en la que el riesgo de destrucción atómica alcanzó niveles
cuyo efecto final nadie podría prever en sus justos términos. Se desarrolló
esta confrontación en una forma de conflicto denominado Guerra Fría, lo
que sólo significaba que no había un enfrentamiento directo entre los dos
estados, los Estados Unidos de Norteamérica y la Unión Soviética, ya que
por lo demás ambos acicateaban los conflictos periféricos que pudieran
debilitar al adversario y acumulaban un arsenal de destrucción masiva
capaz de afectar la vida planetaria en su conjunto, la única de que tenemos
certeza en el Universo.